jueves 29 de febrero de 2024

VIDEO. Allen: Amplio operativo interinstitucional para evitar propagación de influenza aviar

viernes 31 de marzo de 2023

Roca.- Continuando con las acciones sanitarias desplegadas en todo el país, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) coordinó junto a otros organismos públicos nacionales, provinciales y municipales, un amplio operativo para evitar la propagación de la influenza aviar ante el caso positivo detectado en una granja comercial de Allen, Río Negro.
“Se trata de un amplio despliegue que surge a partir de un trabajo mancomunado entre el Ejército Argentino, Vialidad Nacional, Ministerio de Producción y Agroindustria de Río Negro, Departamento Provincial de Aguas, Municipalidad de Allen y Salud Pública”, subrayó el coordinador de Sanidad Animal del Centro Regional Patagonia Norte del Senasa, Leonardo Ripoll.
En este sentido, explicó que "el establecimiento de producción de aves ponedoras se encuentra en una zona con la napa freática muy superficial por lo que era imposible hacer el enterramiento sanitario en el lugar, como estipula el protocolo de actuación”.
"Por esta razón, tras la realización del sacrificio sanitario, las aves son trasladadas a un predio cedido por el municipio de Allen, sobre la barda norte, alejada de la población y de la zona productiva”, destacó Ripoll.
"Para ese traslado, los camiones de Vialidad Nacional tienen que atravesar por el canal principal de riego del Alto Valle a través de un puente que, debido a su antigüedad, no soportaba el peso de estos transportes", aseguró el profesional del Senasa.
A partir de esta situación, se coordinó la asistencia del Batallón de Ingenieros de Montaña Nº 6 del Ejército Argentino, con base en Neuquén capital, que destinó un equipo especializado y en una jornada montó el puente Bailey que permite el traspaso de los camiones hacia el sector de bardas.



Cabe recordar que el 15 de marzo el Laboratorio del Senasa confirmó la presencia de la enfermedad en aves de la granja comercial de la localidad rionegrina.
Por tal motivo siguiendo con el protocolo establecido por las normativas nacionales e internacionales se activaron las tareas destinadas a la contención de la zona del predio, al vacío sanitario y el posterior enterramiento de la totalidad de las aves en una fosa de 4 metros de profundidad, con una capa de tierra de al menos 1,5 metros, para evitar que otros animales silvestres puedan desenterrarlas.
En línea con ello todo el procedimiento, que fue coordinado con las autoridades locales, se realiza bajo las estrictas medidas de bioseguridad, con la desinfección de los transportes, la fiscalización del traslado por parte del Senasa y el control de la Policía de Río Negro.