viernes 23 de febrero de 2024
ENTERATE DE TODO AL INSTANTE. Sumate a la comunidad de NoticiasNQN en WhatsApp

Condenaron a cadena perpetua a los dos policías que asesinaron a Blas Correas

viernes 31 de marzo de 2023

Los dos policías acusados de disparar y matar a Valentino Blas Correa al tirar contra el auto en el que se trasladaba con amigos por la capital cordobesa en agosto de 2020, fueron condenados esta tarde tras un juicio por jurados a prisión perpetua por el delito de "homicidio calificado".
Por unanimidad, la pena recayó sobre los cabos primero Lucas Gómez y Javier Alarcón, a quienes también le atribuyeron la tentativa de homicidio calificado de los cuatro amigos que iban junto a al adolescente de 17 años asesinado.

El joven de 18 años fue asesinado en agosto de 2020, en plena cuarentena, cuando salió con sus amigos a comer por el centro de la ciudad de Córdoba. Cuando regresaban del encuentro, Juan Cruz Camerano Echevarría, de 21 años, conducía un Fiat Argo, junto a cuatro amigos, y cuando circulaban por la avenida Vélez Sarsfield y Romagosa se encontraron con un control policial de prevención en donde los efectivos hicieron señas al conductor para que descienda la velocidad, sin embargo el auto siguió su curso y no paró.
Durante el juicio el joven conductor manifestó que no frenó ya que cuando bajó la velocidad observó que en todo momento había una persona apuntándolos con un arma y que por ese motivo decidió seguir con la marcha creyendo que eran delincuentes. Allí fue cuando Gómez, de 37 años, y según consta en la causa y en la elevación a juicio, efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria contra el auto "con intención de matarlos". En tanto, Alarcón, de 33 años, que también se encontraba en el puesto de control, efectuó dos disparos contra el vehículo en marcha "en acuerdo tácito (con Gómez) y aportando al plan común de dar muerte a los ocupantes del vehículo".
ADEMÁS: Nahir Galarza inició el trámite para cambiarse el apellido
Uno de los cuatro disparos efectuados por Gómez impactó sobre la zona de la escápula derecha de Correas y le produjo la muerte. Tras ello, y con el objetivo de simular un enfrentamiento armado, los policías Alarcón y Wanda Esquivel "plantaron" un arma en las cercanías del lugar, mientras que el auto fue interceptado en la intersección de Chacabuco y Corrientes, donde el joven ya se encontraba sin vida.
Antes de llegar a ese lugar, se corroboró que los amigos llevaron al adolescente al sanatorio Aconcagua, donde se negaron a atenderlo.