sábado 18 de mayo de 2024

Decomisan más de 300 kilos de carne que llevaban en el asiento del auto

jueves 10 de agosto de 2023

Esta mañana en el Puesto de control de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica, agentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decomisaron 355 kilogramos de carne bovina con hueso que eran transportados de manera irregular en un vehículo no habilitado.

Quien conducía el automóvil intentó pasar por el puesto sin ser inspeccionado, en una maniobra que puso en peligro al agente del Senasa que se encontraba en el lugar. Por esta razón, se dio aviso a la policía, que procedió a detenerlo. De acuerdo a los datos recabados, se dirigía desde 25 de Mayo, La Pampa, hacia Catriel, en Río Negro; y ya contaba con un antecedente en este tipo de infracción.

La mercadería, de ingreso prohibido a la región libre de fiebre aftosa sin vacunación, era llevada en el baúl y el asiento trasero del auto, sin cumplir con ninguna de las condiciones higiénico-sanitarias que aseguren su inocuidad para el consumo. En especial, al tratarse de carne, hay que remarcar el riesgo que implica su transporte sin conservar la cadena de frío.

En este sentido, el coordinador de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Centro Regional Patagonia Norte del Senasa, Ariel Martin, explicó que “cuando hablamos de productos cárnicos, ya sean enfriados o congelados, es fundamental mantener la cadena de frío, porque si esta se corta se presenta el riesgo del crecimiento de bacterias que pueden estar en la superficie del producto. Esas bacterias alteran el alimento y pueden provocar una contaminación en las personas que lo consumen”.

Martín detalló que “en la superficie de las carnes, existen diferentes tipos de bacterias que se multiplican de manera muy rápida cuando tienen ciertas condiciones, como temperatura, nutrientes que brinda el alimento y también la cantidad de agua libre que tiene ese alimento para que las bacterias usen. En el término de pocas horas, comienzan a alterar el alimento y pueden llegar a producir alguna sintomatología o patología en las personas que lo consumen. Sobre todo sintomatología asociada con problemas digestivos como diarreas, dolor de panza, vómitos".

Además explicó que "de acuerdo a la cantidad de microorganismos que pueda tener y a la presencia de algún microorganismo patógeno, pueden aparecer lesiones más graves e incluso la muerte. Por eso es fundamental mantener la cadena de frío en este tipo de alimentos”.

Las acciones de control que realiza el Senasa tienen por objetivo preservar la salud pública, resguardar a quienes producen responsablemente y salvaguardar la sanidad de la producción agropecuaria.

Temas de esta nota