martes 18 de junio de 2024

Dos billetes iguales de 1 dólar podrían venderse en USD 150.000

domingo 24 de septiembre de 2023

Cada año el gobierno estadounidense imprime y da vida a miles de millones de dólares en efectivo. Sin embargo, en la interminable danza de la producción de billetes, ocasionalmente la sinfonía se desafina y surgen errores imprevistos.

Un episodio que ilustra este fenómeno tuvo lugar en julio de 2016, cuando la Bureau of Engraving and Printing (Oficina de Grabado e Impresión de Estados Unidos) emitió una solicitud a sus instalaciones en Fort Worth. La particularidad de esta solicitud radicaba en que era una réplica exacta de la remitida previamente a sus contrapartes en Washington DC en noviembre de 2014.

El resultado de este insólito acto de duplicación se tradujo en la existencia de 6,4 millones de billetes de un dólar con números de serie idénticos, a pesar de que, por definición, cada número de serie debería ser único. El error impregnó a estos dólares con un valor que sobrepasa con creces su valor nominal, debido al interés de los coleccionistas.

No obstante, es crucial tener en cuenta que, en el vasto mar de monedas estadounidense en circulación, las posibilidades de encontrarse con dos billetes idénticos son muy bajas... pero podría pasar. Y hay recompensa.

Cómo identificar los billetes

Hay tantos billetes de un dólar en el mundo, que resulta casi imposible tener una cifra precisa de cuántos existen actualmente en circulación, pero se estima que hay entre 12.500 y 14.400 millones. En ese “océano” de billetes, la posibilidad de tener dos iguales en la billetera es ínfima, pero siempre mayor a cero.

Para reconocer dos dólares gemelos, se deben observar ciertos detalles. Por un lado, se debe observar el número de serie, que aparece en el extremo derecho de la efigie de George Washington, y proclama ser de la “Serie 2013″.

El billete muestra el Sello de la Reserva Federal “B”, reposando sobre el número de serie, el cual también se encuentra a la diestra de la imagen de Washington.

El número de serie se extingue con un asterisco (*), y reside en el rango de B00000001-B00250000* o B03200001*-B09600000*.

En caso de toparse con uno de estos peculiares billetes de un dólar, lamentablemente, no se ha alcanzado aún la cúspide de la fortuna. Se hace necesario, posteriormente, encontrar otro ejemplar de un dólar, también víctima de defectos de impresión, que concuerde con las mismas características y que se encuentre en algún rincón del mundo. Solo entonces se poseerá una auténtica joya.

Según el sitio web Wealthy Nickel, el valor de remate de los dólares duplicados puede oscilar entre los USD 20.000 y los USD 150.000 dólares, dependiendo de la condición del billete y su número de serie. Por supuesto, se debe ir al sitio adecuado y antes que nada, demostrar la veracidad de los billetes.

Las monedas únicas

No es la primera vez que Estados Unidos comete errores en la emisión de dólares. Fallas a la hora de la acuñación de una moneda o circunstancias particulares de una edición pueden hacer que se generen ediciones raras muy codiciadas por los coleccionistas que las transforman en objetos preciados: algunas se pueden vender por entre USD 25 y USD 25.000 de acuerdo a la suerte del hallazgo.

Se pueden obtener, por ejemplo, entre USD 100 y USD 1.500 por conseguir una de las miles de monedas de quarters de Wisconsin acuñadas en en el año 2004, que fueron marcadas con una hoja extra en una planta de maíz -algunos especulan que un empleado de la Casa de la Moneda lo hizo a propósito-.

Asi mismo, en 2005 la US Mint recuperó el antiguo diseño del bisonte en el reverso del níquel –moneda de 5 centavos– Jefferson. Sin embargo, se encontraron múltiples errores de acuñación a lo largo de sus primeros meses de circulación. Uno de los más famosos es el “Speared Bison Nickel”, que fue el resultado de un troquelado mal colocado a través del búfalo que asemeja una lanza que atraviesa al animal (de ahí el nombre).

Tras su descubrimiento, se vendió inmediatamente por más de 100 dólares en bruto. Su precio no ha variado mucho desde entonces, pero en 2010 en una subasta de una de ellas se vendió por 1.265 dólares.

De igual manera se pueden encontrar muchas otras monedas y billetes “especiales” que multiplican su valor original de manera exponencial.