lunes 15 de julio de 2024

Los citaron en el colegio por la pelea de dos alumnas y el padre de una mató al tío de la otra

jueves 19 de octubre de 2023

El brutal crimen de un hombre en la puerta de un colegio de la localidad bonaerense de Rafael Castillo, partido de La Matanza, destapó una trama de pelea entre dos familias que incluye robos, amenazas y ataques de cuchillos dentro de una escuela.

Este miércoles por la tarde, Andrés Acuña acompañó a su hermano y a su familia a la Escuela Secundaria N°1 “Enrique Mosconi”. El motivo era uno: las autoridades del colegio los habían citado junto a los padres de otra familia por un conflicto entre dos alumnas.

El padre de una de las alumnas entró a la escuela para tener la reunión con la directora, mientras que su hermano se quedó en el hall principal. Fue en ese momento en que Oscar Ferreyra, el padre de la otra alumna, se acercó a la puerta, lo abrazó y le disparó dos balazos en el pecho.

Luego del ataque se acercó al auto en el que estaba la otra parte de la familia y los amenazó. La hija de la víctima, que estaba con su hijo, le tuvo que suplicar que no los asesinara y él se fugó corriendo. Una cámara de seguridad de la zona tomó el momento de su fuga.

Acuña quedó tirado en el piso de la escuela ubicada en la calle Bradley al 2175 y después de unos minutos fue trasladado al hospital Favaloro donde, luego de unas horas, finalmente falleció. Su muerte destapó una ola de conflictos entre las familias que datan de hace muchos años.

“Esta familia tuvo muchos problemas. Una de las hijas entró a la casa de mi nieta, le robó y ahí empezó el conflicto. Se pelearon entre padres y esta nena, que es un poquito más grande que mi nieta, cada vez que la veía la corría con un puñal. El asunto se agravó hasta que llegaron al colegio, que ambas estudian”, señaló Miguel, el padre de la víctima.

El hombre contó que las alumnas se pelean cada vez que se veía y que ese fue el motivo por el que la directora llamó a los padres de ambas, para tratar de buscarle una solución. “Este muchacho vino con la intención de matar, vino con un fierro en la mano”, explicó a TN.

Miguel reveló que el asesino se habría confundido de víctima: “Apenas vio al tío de mi nieta, le pegó dos tiros en el pecho. Son muy parecidos mis hijos, y se confundió. Vino preparado para matar a mi otro hijo. Ellos estaban de visita en la casa del hermano y cuando llamó la directora para que vengan a solucionar el problema, lo trajo en el auto para que arregle el problema”.

“No dio explicaciones, lo abrazó y le pegó dos tiros”, contó el padre de la víctima, quien remarcó que la familia que protagonizó el conflicto suele estar envuelta en problemas: “Esto es un desastre, no da para más. Son todos medios loquitos, una de las hijas estudia acá y la otra le roba los celulares a los alumnos que vienen al colegio. A mi nieta la corrían a donde la veían”.

Ferreyra fue detenido durante la madrugada de este jueves, pero ahora el reclamo -tanto de la familia de la víctima como del resto de los padres- es que las autoridades del colegio no suspendieron las clases.

“Yo a mi hijo no lo mandé porque sabía lo que había pasado, la directora armó una reunión a la mañana y dijo que no había pasado el hecho en la escuela. Pero cuando ingresamos a la reunión estaba todo vallado acá y había sangre en la puerta”, dijo una madre en diálogo con Mediodía Noticias.

Otra, en tanto, agregó: “Esperamos que se suspendan las clases. Si los familiares querían tirar piedras acá o incendiar el colegio y mi hijo está tomando clases, ¿quién me aseguraba que mi hijo no recibiera un piedrazo o un balazo? Entre los chicos se organizaron para venir, y la directora dice que no pasó nada”.