sábado 2 de marzo de 2024

Paritarias

Empresarios de Estaciones de Servicio y el sindicato de trabajadores retoman la negociación salarial

Esta semana se reunirán ante funcionarios de la Secretaría de Trabajo para evaluar el impacto de la inflación en el poder adquisitivo de los empleados de la actividad.
lunes 29 de enero de 2024

El próximo jueves 1 de febrero, representantes de las entidades signatarias de los convenios colectivos y del sindicato de empleados de Estaciones de Servicio, comenzarán las negociaciones tendientes a actualizar los salarios del personal para lo que resta del período 2023/24.

Se tratan de ajustes parciales, tal como lo establecen los acuerdos firmados durante el año anterior, con el objetivo de paliar los efectos de la inflación.

Así se acordó en diciembre, con una suma extraordinaria de $35000 y luego en enero, con otra de $80000, que será tenida en cuenta para futuros aumentos. Estas contribuciones extraordinarias fueron otorgadas en carácter de no remunerativas.

Según consignaron fuentes gremiales, la idea es que los sueldos reproduzcan lo sucedido con el IPC durante los meses que incluye la paritaria, que arroja un resultado cercano al 220 por ciento. “La nafta trepó 400 por ciento desde marzo y nosotros recibimos un 108 por ciento y un bono”, explicó a este medio el secretario adjunto del SOESGyPE, Carlos Acuña (h). “No podemos aguantar más sin ajustar los sueldos porque en dos meses perdemos un 65 por ciento”, agregó el gremialista.

En ese sentido, Acuña no dudó en afirmar que reclamarán que las actualizaciones sean mensuales. “La inflación es fuertísima y no podemos seguir resignando nuestros ingresos”, enfatizó.

Vale remarcar que los combustibles se encontraron congelados durante el período mayo 2021 a enero 2022 y luego contenidos por el sendero de precios en el período diciembre 2022 hasta las elecciones presidenciales. En esos casi tres años, las Estaciones de Servicio debieron subsistir con precios actualizados varios puntos por debajo del IPC, mientras los costos se incrementaban sin restricciones.

Ello sin contar el desabastecimiento, que les impidió desenvolverse con normalidad durante algunos meses, especialmente en épocas de alta demanda, situación que elevó el punto de equilibrio, poniendo en riesgo la continuidad comercial de cientos de expendedoras.