martes 16 de abril de 2024
ENTERATE DE TODO AL INSTANTE. Sumate a la comunidad de NoticiasNQN en WhatsApp

Tragedia

Una mamá confundió una cuna con el horno, metió a su beba de un mes y murió incinerada

Le había avisado a su abuelo que iba a poner a la recién nacida a dormir la siesta y creyó que la había colocado en la cuna.
lunes 19 de febrero de 2024

Una mujer de 26 años fue detenida días atrás en Kansas City, Estados Unidos tras ser acusada de haber asesinado a su beba de un mes. La víctima murió tras ser colocada dentro del horno encendido.

La agresora, quien fue identificada como Mariah Thomas, explicó dentro de su declaración policial diciendo que le había avisado a su abuelo que iba a poner a la recién nacida a dormir la siesta y creyó que la había colocado en la cuna.

No obstante, según afirmó, la mujer se equivocó “por accidente” y la ubicó en el interior del horno.

Lee también: Identificaron a los argentinos que murieron en la tragedia de Playa del Carmen

El mayor, al darse cuenta de la terrible situación, llamó al 911 y denunció que su nieta había asesinado a su bisnieta. La Policía llegó al domicilio y se encontró con la horrorosa escena del hombre con la víctima en brazos sin signos vitales.

Minutos más tardes, los bomberos confirmaron que la menor había muerto producto de la carbonización.

Según los informas policiales, la beba “sufrió aparentes lesiones térmicas en varias partes de su cuerpo” y toda su ropa “parecía haberse derretido” sobre el pañal.

Cuál fue el cargo de culpa que le dieron a la mujer por la muerte de su hija

Tras ser detenida, el fiscal del condado de Kansas, Jean Baker, acusó a Mariah Thomas de homicidio en primer grado por la muerte de la beba carbonizada.

“Reconocemos la naturaleza espantosa de esta tragedia y nuestros corazones están abrumados por la pérdida de esta preciosa vida. Confiamos en que el sistema de justicia penal responderá adecuadamente a estas terribles circunstancias”, expresó el letrado en un comunicado.

A su vez, la detenida permanece en la cárcel del condado, mientras espera a que se realice el juicio por el crimen de su hija -por más de que sigue insistiendo que se trató de un “accidente”-.