sábado 25 de mayo de 2024

Los primeros magos del balón: 1xBet destaca al equipo uruguayo ganador de los Juegos Olímpicos de 1924 en París

.
jueves 11 de abril de 2024

La casa de apuestas global 1xBet rememora una de las victorias más hermosas en la historia de los torneos olímpicos de fútbol

De la dominancia al desafío

Para la década de 1920, se había establecido una clara jerarquía en el fútbol mundial, con Gran Bretaña dominando la cima sin rival. Antes de la Primera Guerra Mundial, los fundadores del fútbol ganaron todos los Juegos Olímpicos en los que participaron. La derrota en 1920 frente a Noruega, ya en los octavos de final, aunque levantó sensaciones, tenía razones bastante comprensibles. Los oponentes eran profesionales, mientras que los británicos llevaron amateurs a los juegos e insistieron en que los demás hicieran lo mismo. El COI se negó a cumplir con el ultimátum y la próxima vez que el equipo de Gran Bretaña jugó en los Juegos Olímpicos fue solo en 1936. Durante este tiempo, ocurrieron grandes cambios en el fútbol mundial y surgió una nueva hegemonía.

Limpiabotas, músico callejero y estrella del fútbol

Las primeras personas en popularizar el fútbol en Uruguay fueron empleados de compañías británicas y marineros que trabajaron allí a finales del siglo XIX. A los uruguayos les gustó el juego y agregaron una técnica especial y flexibilidad, que asombró más de una vez a los jugadores de fútbol europeos. Esos muchachos tenían un sentido del ritmo en su sangre, y la leyenda de la selección nacional, José Andrade, asombró a los periodistas en París al bailar rumba y girar un trozo de carne en la punta de un puñal al mismo tiempo.

Andrade, quien tenía raíces argentinas, recibió el apodo de "Perla Negra" mucho antes que Pelé. De niño, trabajó como limpiabotas y vendedor de periódicos mientras aprendía a tocar diversos instrumentos musicales, que tocaba en carnavales callejeros. El fútbol apareció temprano en su vida, convirtiéndose en su principal pasión y una oportunidad para escapar de la pobreza. El centrocampista valoraba el balón y lo utilizaba de la manera más eficiente posible. A menudo nos preguntan: ¿Qué tan confiable es 1xBet? ¡Tan confiable como Andrade en el campo!

Triunfo en París

Los uruguayos recibieron una invitación a los Juegos Olímpicos de París gracias a su victoria en la Copa América de 1923. El equipo, compuesto por trabajadores ordinarios, carniceros y tenderos, viajó a Francia en tercera clase en un vapor, ganando dinero en partidos amistosos en el camino. Al mismo tiempo, el equipo se tomó el torneo con la mayor responsabilidad posible y, a pesar de todos los trucos que impresionaron a los parisinos, trajeron un entrenador atlético y un médico. Durante la competencia, los uruguayos se alojaron en un pueblo cerca de París, lejos de las grandes tentaciones de la Ciudad de las Luces.

En la primera ronda, Uruguay derrotó al equipo del Reino de Serbia, Croacia y Eslovenia 7-0, y en la segunda, vencieron con facilidad a Estados Unidos con un marcador de 3-0. Antes de los cuartos de final con los franceses, las chances se consideraban iguales, pero los uruguayos no dejaron oportunidad alguna a los anfitriones del torneo, venciéndolos con un marcador de 5-1. Parecería que después de esto, los franceses deberían haber animado en contra de los sudamericanos, pero fue distinto, los apoyaron hasta el final: cautivaron profundamente al público con su juego elegante y efectivo. En un difícil partido de semifinales, los Charrúas iban perdiendo ante los Países Bajos hasta el minuto 62. Sin embargo, lograron dar vuelta al juego gracias a los goles de Pedro Cea y Héctor Scarone y conquistaron la victoria. La final en el Estadio Olímpico de París fue un paseo para los uruguayos. El equipo suizo no encontró argumentos contra el indomable Cea y sus compañeros y perdieron sin oportunidades, con un marcador de 0-3. Durante el torneo, Uruguay utilizó audazmente el regate, los pases cortos y el juego de contraataque rápido, algo inusual para los europeos acostumbrados a los largos pases ingleses. Y fueron los uruguayos quienes se convirtieron en los primeros futbolistas en demostrar la capacidad de hacer malabarismos con el balón frente al público europeo.

La Celeste Olímpica y el primer campeón mundial

Cuatro años más tarde, el equipo uruguayo repitió su éxito en los Juegos Olímpicos en los Países Bajos, derrotando a Argentina 2-1 en un desempate, y desde entonces ha sido orgullosamente apodado La Celeste Olímpica. Una nueva batalla entre vecinos ocurrió en la primera final de la Copa Mundial de Fútbol en 1930 y terminó nuevamente en victoria para los campeones olímpicos. Uno de los goles en ese partido fue anotado por el inquieto Pedro Cea. El equipo del Reino Unido nuevamente ignoró el nuevo torneo, pero hay una opinión de que incluso si los fundadores hubieran venido, aún así habrían perdido. En primer lugar, no siempre se puede ganar -incluso en 1xBet casino- y en segundo lugar, aquellos uruguayos eran demasiado buenos.