sábado 18 de mayo de 2024

Economía

Canasta básica en Argentina: ¿Cuánto se necesita para no ser pobre o indigente en abril de 2024?

Canasta básica total y alimentaria en Argentina: precios y salarios para no ser pobre ni indigente en abril de 2024. Subieron un 7,1% y 4,2% respectivamente. Una familia de cuatro integrantes necesitó $828.158 para no ser pobre y $373.044 para no ser indigente.
martes 14 de mayo de 2024

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) informó que la Canasta Básica Total (CBT) -que define el umbral de la pobreza- aumentó un 7,1% en abril de 2024, mientras que la Canasta Básica Alimentaria (CBA) -que marca el límite para no ser indigente- subió un 4,2% el mismo mes.

En consecuencia, una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos niños) necesitó un ingreso mínimo de $828.158 para no ser considerada pobre en abril. En tanto, para no caer en la indigencia, el mismo grupo familiar requirió $373.044.

Estos valores representan un aumento significativo en comparación con los de meses anteriores. De hecho, en los últimos 12 meses, la canasta básica total se incrementó un 296,2%, mientras que la canasta básica alimentaria lo hizo un 67%.

A pesar de este aumento, la canasta básica creció por debajo de la inflación de abril, que alcanzó el 8,8%. Sin embargo, la variación interanual sigue siendo alta, con un 307,2%.

En detalle, los ingresos necesarios para no ser pobre en abril de 2024 fueron:

  • Persona sola: $268.012,36
  • Hogar de tres personas: $659.310,41
  • Familia de cuatro integrantes: $828.158,19
  • Hogar de cinco personas: $871.040,17

Por su parte, los ingresos necesarios para no ser indigente en abril fueron:

  • Persona sola: $120.726,29
  • Familia de tres miembros: $296.986,67
  • Hogar de cuatro integrantes: $373.044,24
  • Hogar de cinco personas: $392.360,44

Es importante destacar que estas cifras son promedios nacionales y que el costo de vida puede variar significativamente entre regiones y ciudades.

La situación actual presenta un panorama desafiante para muchas familias argentinas, quienes deben enfrentar un aumento constante en el costo de vida mientras que los salarios no siempre acompañan el ritmo de la inflación.

Temas de esta nota