lunes 15 de julio de 2024

La joven que le practicó RCP a Fernando Báez Sosa entrará a Gran Hermano

viernes 01 de diciembre de 2023

A pocos días del comienzo de la nueva edición de Gran Hermano (Telefe), a menos de un año de la final en la que Marcos Ginocchio se consagró como ganador, se filtró el nombre de una de las participantes que tuvo un rol mundamental en el juicio por el asesinato de Fernando Báez Sosa: Virginia Pérez Antonelli.

La joven que estuvo presente al momento de la brutal golpiza que mató al adolescente en febrero de 2020 en Villa Gesell ya estaría aislada en el hotel para poder ingresar a la casa más famosa del mundo el próximo 11 de diciembre.

Virginia fue quien decidió asistir con maniobras de reanimación cardiopulmonar, conocidas como RCP, a Fernando Báez Sosa, tras ser agredido violentamente por el grupo de rugbiers (que ahora están cumpliendo sus penas en prisión), a la salida del boliche Le Brique.

Para esta edición, que comenzará luego del cambio de Gobierno argentino, Virginia y los demás participantes que realizan el aislamiento obligatorio antes de entrar al reality tienen un contrato de hasta 6 meses de permanencia en la casa, en caso de llegar a la final del programa.

Qué rol cumplió Virginia, la futura participante de Gran Hermano en la causa de Fernando Báez Sosa
Virginia Pérez Antonelli fue quien asistió a Fernando Báez Sosa luego de que sufriera una terrible golpiza en manos de los deportistas e intentó salvarle la vida practicándole la maniobra de RCP, aunque no pudo lograr que el joven tenga signos vitales pese a sus buenas intenciones.

Más allá del importante rol que jugó en el momento crucial del ataque, la futura participante de Gran Hermano también fue una de las principales testigos en la causa judicial que terminó con la condena de los 8 rugbiers culpables de la muerte de la víctima.

“Vi a un chico tirado en el piso y me acerqué. Un chico de mi edad estaba arrodillado al lado de Fernando preguntando si alguien sabía hacer RCP. Como yo había hecho un curso en la Cruz Roja, me acerqué con otro chico, un civil, y le tomé el pulso. Como no tenía, le empezamos a practicar las maniobras”, dijo en su declaración judicial.

“Estoy esperando que despierte”, el dolor del papá de Lautaro, el joven de 19 años brutalmente golpeado a la salida del boliche