lunes 22 de abril de 2024
Paso Internacional Pino Hachado: Tránsito suspendido por razones climáticas

Internacionales

La Comisión Europea propone una compra conjunta de armas para "no dejar que Rusia gane"

La Unión Europea no puede permitirse dejar que Rusia gane la guerra en Ucrania, independientemente de lo que suceda en Estados Unidos después de las elecciones presidenciales, según Ursula von der Leyen.
miércoles 28 de febrero de 2024

La Unión Europea debería "acelerar" su capacidad industrial de defensa en los próximos cinco años para hacer frente a la amenaza proveniente de Rusia, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una sesión plenaria del Parlamento Europeo en Estrasburgo este miércoles.

"La simple verdad es que no podemos permitirnos el lujo de la comodidad. No tenemos el control de las elecciones ni de las decisiones en otras partes del mundo. Y simplemente no tenemos tiempo para eludir el tema", dijo Von der Leyen.

"Con o sin el apoyo de nuestros socios, no podemos dejar que Rusia gane. Y el coste de la inseguridad, el coste de una victoria rusa, es mucho mayor que cualquier ahorro que podamos hacer ahora. Y por eso es hora de que Europa actúe", añadió.

Su petición llega inmediatamente después de los comentarios hechos por el candidato republicano a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Donald Trump, quien abiertamente dijo que "alentaría" a Rusia a hacer "lo que quiera" contra los países de la OTAN que no gastan al menos el 2% de su PIB en defensa. 

Los comentarios provocaron una reacción inmediata y la condena de los líderes occidentales, quienes los describieron como "imprudentes", "irresponsables" y "tontos".

Los europeos están cada vez más ansiosos
Con Trump y Joe Biden empatados en las encuestas de opinión, los europeos están cada vez más ansiosos de quedarse solos en su intento de apoyar a Ucrania contra la agresión rusa, que requiere el suministro continuo de asistencia militar, financiera y humanitaria a la nación devastada por la guerra.

El último intento del actual presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de proporcionar un paquete de unos 55.500 millones de euros (o 60.000 millones de dólares) a Kiev está estancado en el Congreso, mientras los republicanos mantienen una línea dura, influenciados por Trump. La OTAN ya ha advertido que el impase está teniendo "consecuencias" en el campo de batalla.

En su discurso en Estrasburgo, Von der Leyen dijo que Europa había estado viviendo bajo una "ilusión de que la paz es permanente" y que Vladímir Putin había explotado el "dividendo de la paz" para prepararse para su guerra, sin preocuparse por las consecuencias económicas que causaría.

"El continente debe estar preparado para la guerra"
Si bien la jefa de la Comisión celebró el aumento del gasto en defensa que los países europeos han emprendido en los últimos dos años, insistió en que se necesitan mayores avances para lograr una "Europa más soberana" que pueda fortalecer a la OTAN.

"Todo este progreso muestra que Europa ha comenzado a comprender la urgencia y la magnitud del desafío que tenemos por delante. Pero hay mucho más por hacer. Y tenemos que actuar rápido", afirmó. "La amenaza de guerra puede no ser inminente, pero no es imposible. Los riesgos de una guerra no deben exagerarse, pero sí hay que estar preparados para afrontarlos", apuntó. 

A continuación, Von der Leyen presentó su próxima Estrategia Europea de Defensa Industrial, que tendrá un marcado enfoque en la adquisición conjunta. Al reunir a los países para encargar armas, municiones y otros equipos militares, la UE enviará una "fuerte señal" al sector privado y estimulará la producción nacional, afirmó. "Eso significa impulsar nuestra capacidad industrial de defensa en los próximos cinco años".

 
La adquisición conjunta es la clave
El bloque ha recurrido a la adquisición conjunta para hacer frente a las crisis más graves de los últimos años, sobre todo cuando la Comisión organizó la compra de vacunas contra el coronavirus para evitar que los 27 estados miembros compitieran entre sí. Luego se utilizó un modelo similar para comprar gas no ruso después de la crisis energética.