sábado 20 de abril de 2024
ENTERATE DE TODO AL INSTANTE. Sumate a la comunidad de NoticiasNQN en WhatsApp

Claves saludables

Consejos saludables para la vuelta a clases

En todo inicio de clases es necesario tomar algunos cuidados para garantizar que niños y niñas comiencen de forma saludable
jueves 29 de febrero de 2024

En todo inicio de clases es necesario tomar algunos cuidados para garantizar que niños y niñas comiencen de forma saludable. Corroborar que tengan las vacunas al día, realizar los controles oftalmológicos y odontológicos de rutina y ofrecerles una alimentación variada y nutritiva son algunas de las claves para asegurar un buen rendimiento en la escuela. 
Niños y niñas en edad escolar viven un proceso de crecimiento que implica cambios corporales y adquisición de hábitos, asimilados de sus propios docentes y compañeros. Los adultos, por su parte, tienen un papel fundamental en el acompañamiento en esta etapa, fomentando el desarrollo de hábitos saludables. 
Volver a clases conlleva a readaptar horarios y rutinas en los hogares. Por lo tanto, generar hábitos saludables puede resultar de ayuda para disminuir la ansiedad familiar. 
 

Lee también: La mochila, ¿daña la espalda de los chicos?

Consejos útiles
 
Dormir mínimo 8 horas diarias. Es importante establecer y respetar horarios de sueño acordes con la rutina escolar. Se recomienda para las infancias y adolescencias un descanso mínimo de 8 horas diarias, ya que esto favorece su rendimiento físico y mental.
Cuidar la higiene personal. Generar y mantener hábitos de higiene como el lavado de manos antes de comer o después de ir al baño, es fundamental para evitar el contagio de muchas enfermedades que se transmiten durante la época escolar.
Controles médicos obligatorios. Es importante realizar anualmente el control de niño/a sano/a. No olvidar llevar la libreta de salud para ser controlada y llenada en el centro de salud.
Vacunación. Aplicar las vacunas obligatorias del calendario, además de las complementarias según lineamientos de las campañas vigentes. 

Una buena alimentación dentro y fuera de la casa es esencial en cualquier etapa de la vida, niños y niñas tienen altos requerimientos nutricionales, debido a que se encuentran en etapas de crecimiento y desarrollo por lo que se recomienda la combinación de alimentos de distintos grupos para aportar todos los nutrientes que ellos necesitan, no puede faltar las carnes y huevos, lácteos (leche, quesos y yogur), frutas y hortalizas, cereales, legumbres y derivados. 
Hay formas simples de incorporar estos alimentos, en el caso de las frutas, las más fáciles de transportar son la banana y la manzana bien lavadas para ingerir como postre. Para sumar más verduras, un buen tip es agregar guarniciones de vegetales crudos o cocidos para acompañar las carnes. 
Asimismo, zapallitos, espinaca o papa se pueden consumir en formato de tartas o tortillas. Poner en la mochila una botellita de agua es muy importante, así como pensar en snacks saludables caseros con poco contenido de grasa y azúcar (galletitas de avena, budines, tortas con fruta, barrita de cereal casera, muffin).
 
 
Comida de verdad y no ultraprocesados 
 
Pasa en casi todas las familias, muchas veces, por falta de tiempo o por levantarse a último momento, los niños y niñas se saltean el desayuno en casa y llegan al colegio con la panza vacía. Así, terminan llevando galletitas o plata para comprarse algo para comer en la escuela.
  
En estos casos, la recomendación más importante es que (si la escuela ofrece opciones para comprar) que los niños elijan alimentos que no vengan en paquete, que no sean ultra procesados, una fruta o una porción de frutos secos son la mejor alternativa.
  
Para los días donde sobra un ratito para cocinar en casa, se recomienda preparar algunos snacks sencillos y saludables. Se pueden hacer budines caseros, madalenas con frutas, galletitas caseras con avena, sándwiches de queso con pan integral y tomate o pochoclo casero. 
 
Alimentos que conviene evitar
 
Siguiendo la máxima de “comida sin envase”, resulta sencillo identificar qué no hay que incluir en desayunos ni meter en las mochilas de niños y niñas. 
 
Galletitas industrializadas, tanto las dulces como las saladas.
Golosinas: turrones, alfajores y también las barritas de cereales.
Snacks: papas fritas, palitos salados, chizitos.
En el caso de las bebidas, hay que evitar las gaseosas, aguas saborizadas, los jugos y los jugos que se preparan en sobre. Tampoco se recomiendan sus versiones light o sin azúcar. 

 
Los que no pueden faltar
 
A la hora de desayunar en casa o en los recreos del colegio, se aconseja consumir frutas (bananas y manzanas son fáciles de transportar), porciones de frutos secos o galletitas y budines que hayan sido preparados en casa, el agua es la mejor opción para calmar la sed. 


 
Snacks saludables y recetas para llevar a la escuela.
 
Frutas frescas: Manzana, banana, uvas, frutillas o tomatitos Cherry.
Frutos secos (almendras, castañas, avellanas, nueces).
Pochoclos caseros (1 taza), Semillas de zapallo o girasol, fruta deshidratados.
1 rebanadita de queso o 1 vaso de yogur descremado o 1 huevo.
1 rodaja de budín o bizcochuelo casero o 1 muffin casero de manzana.
1 panqueque chico de avena y banana (1 huevo o 2 claras, 3 cucharadas de avena o harina integral, leche o agua y 1 banana chica bien madura: mezclar todo y colocar en sartén de teflón bien caliente con una pizca de aceite. Salen 6 panqueques chicos).
Dos o tres galletitas de avena caseras (banana bien madura, avena, coco rallado, mezclar todo, hacer galletitas y colocar en fuente con papel manteca y llevar al horno 10 -15 min de cada lado).  
 No nos olvidemos de promover la actividad física de las infancias, el ejercicio físico contribuye a mejorar la calidad de vida aportando beneficios físicos y psicológicos.
  
Como conclusión es muy importante mantener una alimentación saludable y una hidratación adecuada. En la mochila de la escuela colocarles frutas o alimentos bajos en grasas y azúcares y una botella con agua segura para su correcta hidratación. En casa, reforzar la ingesta de alimentos saludables y priorizar el desayuno para garantizar que infancias y adolescencias obtengan la energía necesaria para rendir en las siguientes horas.