sábado 13 de julio de 2024

Tucumán

Fueron detenidos los cuatro jugadores de Velez acusados de abuso sexual

Los jugadores llegaron este lunes por la mañana a los tribunales de Tucumán acompañados por sus familiares y sus abogados defensores.
lunes 18 de marzo de 2024

Los cuatro jugadores de Velez acusados de presunto abuso sexual, Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abiel Osorio y José Florentin Bobadilla, quedaron detenidos tras presentarse en los Tribunales de Tucumán.

La decisión la tomó fiscal Eugenia María Posse, quien ordenó la aprehensión de los cuatro futbolistas tras la declaración de la denunciante en Cámara Gesell, que se extendió por más de tres horas, según indicaron medios locales.

Los jugadores llegaron este lunes por la mañana a los tribunales de Tucumán acompañados por sus familiares y sus abogados defensores, y quedaron detenidos pasado el mediodía.

Lee también: Robó y lo pescaron en San Martín de los Andes

Hasta ahora, la única medida dispuesta contra los acusados por la Justicia había sido la orden de no salir del país por 90 días firmada por el juez Lucas Alfredo Taboada.

El miércoles 6 de marzo una periodista tucumana denunció a cuatro jugadores de Vélez por abuso sexual en la Unidad Fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual I de la provincia de Tucumán.

Los hechos denunciados por la joven de 24 años se habrían cometido en la noche del 3 de marzo después del partido con Atlético Tucumán en la habitación 407 del Hotel Hilton de la capital de esta provincia norteña.

Según consta en la denuncia, la chica habría sido invitada por Sosa, con quien intercambió datos de contacto en la cancha luego del partido, para reunirse con él. Al llegar a la habitación, se encontró con los otros tres jugadores: Cufré, Osorio y Florentín.

Lee también: Uno de los futbolistas de Vélez se fugó a Paraguay tras la denuncia por abuso sexual

La mujer, de quien se preserva la identidad, alegó haber quedado inconsciente después de tomar dos latas de cerveza y fernet proveniente de un termo Stanley, por lo que existe la suposición de que la bebida podría haber contenido, además, una sustancia soporífera. Se recostó porque se sintió mal y en este punto es cuando el abuso sexual habría tenido lugar.

Cuando la periodista pudo reaccionar, levantó algunos objetos de la habitación, como una remera, pidió un Uber y se fue a su casa. Días después, hizo la denuncia acompañada por su abogada, Patricia Neme.