sábado 13 de julio de 2024

Economía

Créditos hipotecarios UVA: ¿conviene tomar uno en un contexto de alta inflación?

Los créditos hipotecarios UVA vuelven a la escena. ¿Conviene tomar uno? ¿Qué pasa si la inflación supera los salarios? Te explicamos la cláusula que te protege y qué ofrece el Banco Nación.
miércoles 15 de mayo de 2024

Los créditos hipotecarios UVA están de vuelta en el menú de los bancos, generando expectativas en la clase media que busca acceder a la vivienda propia. Sin embargo, el recuerdo de la edición anterior de estos préstamos, que tuvo su auge en 2017 y dejó un sabor amargo en muchos tomadores, genera interrogantes: ¿qué sucede si la inflación aumenta más que los salarios?

¿Cómo funciona la cláusula de protección?

Ante este escenario, todos los bancos están obligados a ofrecer a sus clientes la posibilidad de extender el plazo del préstamo en hasta un 25% si la cuota ajustada por inflación supera en 10 puntos porcentuales lo que hubiera sido su aumento de haberse aplicado la actualización por el coeficiente de variación salarial (CVS).

¿Es conveniente utilizar esta cláusula?

En la práctica, esta cláusula no suele utilizarse porque, si bien permite extender el plazo del préstamo, la reducción de la cuota es mínima y en pocos meses vuelve a subir al mismo nivel.

¿Qué ofrece el Banco Nación?

Para brindar mayor seguridad a sus clientes, el Banco Nación ofrece a quienes cobran sus haberes en la entidad la opción de limitar la cuota aplicando al préstamo un ajuste a través del CVS, a un costo adicional del 1,5% anual. La diferencia entre el ajuste UVA y el tope salarial se paga al final del crédito, ya sea mediante un plazo más largo de devolución o convirtiéndolo en una línea personal.

¿Qué opinan los expertos?

Si bien el Banco Nación busca dar una solución al problema del aumento desmedido de las cuotas, los expertos consideran que la medida no es del todo conveniente. Argumentan que el costo del 1,5% anual por aplicar el CVS termina encareciendo el crédito en 2 puntos porcentuales, lo que significa que la cuota arranca un 20% más arriba desde el principio.

En definitiva, la decisión de tomar un crédito hipotecario UVA es personal y debe analizarse cuidadosamente. Es importante evaluar la situación económica personal, las expectativas de inflación y las alternativas disponibles en el mercado antes de tomar una decisión.