jueves 20 de junio de 2024

A 13 años

El recuerdo de la Tragedia de Sol Lineas Aereas: la última conversación de los pilotos

El vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas había partido el 18 de mayo de 2011, a las 20.08, desde Neuquén con destino a la ciudad de Comodoro Rivadavia.
sábado 18 de mayo de 2024

El vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas había partido el 18 de mayo de 2011, a las 20.08, desde Neuquén con destino a la ciudad de Comodoro Rivadavia. Cuarenta y dos minutos después del despegue, a las 20.50, el piloto y el copiloto advirtieron la presencia de hielo en distintas partes del avión

“¿Por qué te crees que se cae tanto este avión? No sirve este avión para esta ruta, pero no lo quieren entender”, dijo ese día el piloto Juan Raffo, quien comandaba el avión Saab 340A mientras intentaba alcanzar las condiciones de vuelo que le permitiera mantener la nave estable.

“Es como que está pegando hielazos por todas partes…Mirá bol… el bodoque que se te formó, no lo puedo creer…”, sostuvo el copiloto Adriano Bolatti cuando la situación comenzaba a empeorar y su compañero ya había solicitado a la torre de control un aterrizaje de emergencia por engelamiento (formación de hielo sobre la superficie de la estructura del avión en vuelo).


“Un poquito en el parabrisas, podemos hacer una estalactita”, agregó Bolatti, a lo que su compañero le responde: “¿Sabes lo que debe ser la panza del avión?”.

 Con el transcurrir de los minutos, y cuando parecía que la situación estaba controlada, todo se desbordó. En el diálogo que el piloto y el copiloto mantuvieron minutos antes de estrellarse, la desesperación ya se había apoderado de ambos. “Tranquilo, tranquilo, dale que lo sacamos”, remarcó el copiloto; a lo que el piloto contestó: “Mirá cómo se está cayendo de nuevo la velocidad…”.

 Parte de la desgrabación de la última conversación que mantuvieron el piloto y el copiloto antes de estrellarse
Esa fue la última conversación que quedó registrada en la caja negra del avión que, finalmente, se estrelló cerca de las localidades de Los Menucos y Prahuaniyeu, en Río Negro.

El vuelo realizaba el último trayecto del recorrido que incluía las ciudades argentinas de Córdoba, Mendoza, Neuquén y Comodoro Rivadavia. Sus 22 ocupantes (18 pasajeros adultos, 1 niño y 3 tripulantes) fallecieron en el lugar.